Dejame

Publicado: 22/12/2009 22:24 por javiermontalvo en Música
20091222222316-img-0848.jpg

Dejame

 

 

Los Secretos – Diciembre 2009

 

 

Hoy empecé a andar y sin fijarme
no sé cómo llegué frente a su calle,
pero al notar mi error, al girarme,
miré hacia atrás, sin querer, y vi su imagen.
Y recordé su voz bromeando en las tardes
diciéndome que harás si hay cambio de planes.


Hoy empecé a guardar todas sus cartas,
las fotos que encontré y algunas lágrimas,
pero al tratar de juntar en una caja
todo lo que me dejó, olvidé cerrarla.


Cuando solo la escuchas es un suceso más en tu vida. La música llega a entenderse cuando te domina y la sientes. Si caminas solo por la noche a 5 grados bajo cero, sintiendo música antigua, una canción de Supertramp o de Janis Joplin a todo trapo en tus oídos, escuchando la percusión, el bajo, la guitarra, la melodía, su voz, cuando llevas unos minutos andando no se siente el frío, no se escucha en absoluto la música, se siente, te cala los huesos.

 

Déjame que sienta el calor, en un directo cercano la sensación es mayor. Nos encontramos nuevamente compartiendo melodías de antaño con los Secretos, diez años después de la marcha de Enrique y en el mismo año del viaje de Antonio.

 

Álvaro, aquel chaval que afinaba guitarras detrás del escenario para otros, esperando una oportunidad, se ha quedado con nosotros acompañándonos  y es capaz de hacer un emotivo homenaje a los dos, al primero con más fuerza al segundo con gran sentimiento, provocando esa sensación, momentos que debes tragar saliva para seguir escuchando.

 

Catorce meses han pasado desde su último directo que asistí, aquel más estudiado, más medido, éste más libre, de menor guión y más interpretación entre Álvaro y sus músicos, técnicamente con mejor sonido y con un final de media hora a la altura de las circunstancias y probablemente por encima de lo que muchos escépticos se esperaban. Y al final, afortunadamente  lo que de  verdad te importa es recordarlo y decir yo estuve allí, porque la música no solo se escucha, se siente y te cala los huesos.

 

Por cierto entre buenos amigos y de teloneros, Mamá. Sin comentarios.

 

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.