Parece que el curso termina con despedidas, así empecé un artículo hace un mes, en otro foro y para otro evento diferente y me viene a la memoria ahora, nunca pensé que la muerte iba a ser tan frecuente en nuestras vidas, al menos en la mía. Este portal nació para trasmitir a quien quisiera atravesarlo, mis pensamientos, mis modestas reflexiones, mis pequeñas bromas, algunas imágenes creadas y en alguna ocasión fui introduciendo sin objetivo original, pinceladas de mis sentimientos. Esta es una de ellas.

No quiero aburrir con ciertos desvaríos, pero hoy nuevamente, no me queda más remedio que despedir triste a otro hermano, y quiero dejarlo aquí plasmado en mi recuerdo, y desde donde quiera que esté, quiero pensar en otra estrella que brilla nueva desde el martes en el cielo, lo reciba y seguro nos manda la fuerza y el positivismo que ponía siempre en nuestras vidas. Ayer un compañero que viajó con él, que compartió estudios, trabajos, misiones, me decía,  en el ejército solemos decir tras un desenlace así  qué grande era, cuánto valía, y suena a tópico pero es que en esta ocasión puedo decir que él era: "el mejor"; y ese calificativo sincero, escuchado desde la emoción me recorrió la médula.

Parece mentira este desenlace, una persona que estuvo interesado en participar en misiones de paz, numerosas misiones en conflicos bélicos internacionales, e incluso viajaba en aquel convoy del ejército español en Afganistán, décimas de segundo libraron su vida en aquel momento, atentado con un resultado de dos militares muertos y otros tres heridos de junio del 2011, en el que participó como médico para estabilizar a los heridos y recoger los restos, pierda la vida en una mesa de operaciones en Madrid. Me uno a las palabras de su compañero, aunque mi conocimiento de él es (era) más personal. 

Mi percepción de la vida está cambiando a golpe de badajo. Algún día profundizaré sobre este aspecto, hoy no... y de la muerte, solo puedo decir que vuelvo a sentir la injusticia de la vida, los latidos acelerados, porque este trago es indigerible.

No puedo olvidarme de todos los que han querido acercarse, desde todos los puntos de nuestra querida patria, el abrazo lo sentimos aunque sea a distancia, y agradecerlo con cariño. Ahora nos queda… ¿qué nos queda?

 

He andado muchos caminos,

he abierto muchas veredas;

he navegado en cien mares,

y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto

caravanas de tristeza,

soberbios y melancólicos

borrachos de sombra negra,

y pedantones al paño

que miran, callan, y piensan

que saben, porque no beben

el vino de las tabernas.

Mala gente que camina

y va apestando la tierra...

 

Y en todas partes he visto

gentes que danzan o juegan,

cuando pueden, y laboran

sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,

preguntan a dónde llegan.

Cuando caminan, cabalgan

a lomos de mula vieja,

y no conocen la prisa

ni aun en los días de fiesta.

Donde hay vino, beben vino;

donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,

laboran, pasan y sueñan,

y en un día como tantos,

descansan bajo la tierra.

 

Antonio Machado

 

Mil besos a todos y a ti. Como le gusta decir a Jorge, mi hijo de ocho años, te llevaremos en el corazón.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.