De la Alameda al Retiro

Publicado: 06/08/2012 11:52 por javiermontalvo en Pintura
20120806115251-gran-via-60.jpg

 javiermontalvo 2012 i-phone

 

Ronda de mañana por Sigüenza, día soleado, atravesando el pórtico de la Ermita de San Roque, antaño lugar de culto religioso y hoy acondicionada para eventos culturales, nos  encontramos con la esperada exposición de pintura de Emilio Fernández-Galiano.

Jugando con la vista desde la entrada, Emilio nos presenta un divertido juego de caricaturas como inicio, aperitivo de la obra realista de paisajes urbanos entre Sigüenza y Madrid.

Entre las escenas seguntinas, contemplo vistas pasadas, la entrada este porticada de la Alameda de nuestra querida ciudad medieval, escena luminosa, con fondo arbolado y perspectiva marcada por la línea de las farolas, cuando éramos niños jugábamos al fútbol con la escalera de piedra como portería, o la invariable calle de San Roque, en la que nos paramos a ver junto a los paseantes del propio cuadro, sus balcones, sus portales, sus fachadas, su orden lineal y nitidez, o podemos compartir la quietud de un vino degustado en la umbría de una terraza del mismo jardín, un hombre revisa sus pensamientos pausadamente y nos anima a sentarnos al fresco con él, o tenemos la suerte de ver la panorámica de Sigüenza desde el exterior sin movernos de la sala, escenas familiares desde la infancia que el artista retrata sacándolas de nuestros recuerdos.

Entre las madrileñas, puedo descubrir la castiza Gran Vía en diferentes instantáneas, edificios singulares con el mismo realismo o la quietud de antes personificada ahora en los jardines del Retiro, descansando en la sombra de una imponente arboleda, hombre que también repasa sus reflexiones de forma calmada.

Comento con el pintor, que mi padre relataba que D. Fermín Santos accedió a corregir a sugerencia suya una de sus obras, suprimiendo un personaje de la plaza de Atienza en el lienzo que adorna nuestra salón desde hace cuatro décadas, casualmente anécdota que Emilio comparte con el maestro, suprimiendo a un viandante de la Gran Vía a sugerencia del propietario del cuadro, también graciosamente de mi familia.

Emilio completa la galería con una colección de admirables retratos, que acompañan al espectador, de reconocidos personajes de  Sigüenza, como Pablo, entrañable camarero del tradicional Restaurante Sánchez, que nos servía  con simpatía finos y cañas en nuestra juventud, o conocidos seguntinos,  hijos adoptivos, junto a otros distinguidos ciudadanos españoles como el valorado matador de toros José Tomás o el mismísimo Rey D. Juan Carlos que preside la sala desde la tela, que el artista donó al Ayuntamiento de Sigüenza el pasado verano.

Recomiendo la visita de esta colección al que tenga oportunidad de dar una vuelta por nuestra apreciada Sigüenza, mientras que el autor nos cuenta que prepara ya la siguiente exposición, posiblemente en Nueva York, al que deseo el mismo éxito que es capaz de conseguir aquí. Suerte y un abrazo.    

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.