Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2018.

20181214175601-9-de-noviembre.jpg

 

Cincuenta y cuatro años, media vida, hoy sí se puede decir, empezada ya y nadie sabe cuándo la segunda mitad, aunque siempre predico que fue hoy, hace cuatro años…quién lo sabe, mi espíritu e ilusión cuentan con ello.

Empecé mi andadura en una incubadora de las de entonces y un bautizo hospitalario y exprés antes de que expirara con tan solo unos días, con cambio de nombre a última hora incluido (total, era un pingajillo que no iba a durar mucho) pero a perseverancia heredada genéticamente, no me han ganado muchos y preferí averiguar por mi cuenta, y supongo algún acierto médico y no menos rezos de mi madre, qué me deparaba el destino que llegué al día de reyes enganchado a los tubos, esperando la llegada de los magos que me dejaron, según cuentan, unas cartucheras y unas pistolas tamaño mini, yo había nacido con mil doscientos y pico gramos de peso, aunque algo ya había ganado así me imagino la escala del regalo, no las usé nunca y ni las recuerdo, pero sirvieron de acicate para seguir hacia adelante. Tres semanas contaba de vida y aún no había visto el cielo ni el sol, pero había venido para quedarme.

Desde entonces muchas aventuras y desventuras, consuelos y desconsuelos, alegrías y personas de gran encanto que han dado valor a mi vida, con los que cuento y agradezco desde lo más hondo de mi ser el cruce de caminos y haber tenido la oportunidad de conocerlas; muchas otras historias podrían contarse como todo el que echa la vista atrás, pero hoy me quedo con ellas y con el comienzo de la historia.

….viendo las sendas recorridas y los caminantes que encontramos, a veces tristemente perdidos, me quedo con las buenas gentes, Dios y Machado me lo perdonen por omitir hoy sí, a los pedantones al paño que miran, callan, y piensan que saben, porque no beben el vino de las tabernas.

Son buenas gentes que viven de los que me acuerdo, gracias a todos:

 

Y en todas partes he visto

gentes que danzan o juegan,

cuando pueden, y laboran

sus cuatro palmos de tierra.

 

Nunca, si llegan a un sitio,

preguntan a dónde llegan.

Cuando caminan, cabalgan

a lomos de mula vieja,

 

y no conocen la prisa

ni aun en los días de fiesta.

Donde hay vino, beben vino;

donde no hay vino, agua fresca.

 

Son buenas gentes que viven,

laboran, pasan y sueñan,

y en un día como tantos,

descansan bajo la tierra.

FELIZ NAVIDAD

Publicado: 22/12/2018 21:17 por javiermontalvo en Crónicas de un Pueblo


FELIZ AÑO NUEVO

Publicado: 31/12/2018 14:42 por javiermontalvo en El rincón del sillón

 

Entre velo y velo...nuevamente en este punto, cuántas aventuras del año que termina, guardamos en el rincón de los recuerdos, tapadas con un velo encima del que ya terminó hace doce meses. Todos, unos tras otros, perfectamente ordenados, cuesta a veces llegar al fondo del cajón, sin alborotar los más recientes. Cuesta a veces encontrar los más antiguos.

Hay que ser cuidadoso para no desordenarlos y levantar con mimo, hasta alcanzar el el que queremos para una vez desempolvado y a veces compartido, volverlo a colocar en su sitio, como la manos que guardan cuidadosamente un ajuar lavado y recién planchado. Los recuerdos guardan el mismo olor a ropa limpia y doblada.

Hoy podríamos rebuscar entre todos los del año, fáciles de selecionar por recientes,  podría buscar de muy diversa índole o significado, tristes, alegres, emotivos, preocupantes, divertidos...pero quiero elegir solo uno. Antes de guardarlos, dejo aquí una de las telas de este año, de muy diversas clases de hilo, bordada en la primavera pasada y que personalmente siento como una de las más emotivas del año, si no la que más. Nos juntamos cinco coros diversos a propuesta de la fundación Gmp, dirigidos por Ramón Torrelledó, para dar con ilusión un cocierto caluroso en colaboración con el público que lo sintió como propio y una orquesta selecionada de chavales no profesionales de gran valor; el motivo del concierto con el que practicamente llenamos el Auditorio Nacional de Madrid, era la ayuda a niños y jóvenes con discapacidad intelectual y con escasos recursos económicos pudieran acceder a tratamientos de Atención Temprana, mejorando en la medida de lo posible su calidad de vida. Aún siento la emoción de aquel momento...los vocales solistas del video pertenecían a este colectivo. Quiero pensar que un granito de arena depositamos para su mejora y bienestar todos juntos, los afortunados que estábamos en las tablas y los que generosamente pagaron para estar en la butaca. 

Segundo motivo, la unión calurosa de la gente gracias a la música.

Ahora solo me queda animar para la búsqueda de telas y paños para el siguiente...FELIZ AÑO NUEVO.